¿Qué puede ocurrir si no hacemos los mantenimientos de los grupos de presión a tiempo?

Los grupos de presión, también conocidos como equipo de sobreelevación o simplemente como elevadores, son un sistema compuesto por bombas de presión y algunos equipos para el control, que se utiliza para conseguir movilizar grandes volúmenes de agua u otros líquidos de un lugar a otro cuando su ubicación no favorece su desplazamiento de forma natural. Estos sistemas son ampliamente utilizados en distintos sectores, a nivel industrial, para el riego de grandes cantidades de terreno, en las edificaciones, para la distribución de combustibles, mantener la presión de los oleoductos, entre otros.

Este sistema cumple muchas funciones, por lo tanto, puede ser muy peligroso no hacer los mantenimientos de los grupos de presión en su debido tiempo, puesto que puede acarrear graves consecuencias que van desde perdidas económicas al dañarse los equipos, fugas y hasta propagación de enfermedades. A continuación te mostraremos algunas de las principales consecuencias de no hacer el mantenimientos de los grupos de presión a tiempo.

Consecuencias de no hacer los mantenimientos de los grupos de presión a tiempo

Los grupos de presión son sistemas complejos que requieren del buen funcionamiento de todos sus componentes para que el sistema mantenga un nivel óptimo, por lo que requiere de mantenimiento de forma periódica, de lo contrario, hay una serie de problemas que pueden presentarse, los cuales describimos seguidamente.

  • Perdidas de presión

Si bien el objetivo de los grupos de presión o elevadores es aumentar la presión del líquido cuando su ubicación no es favorable, una de las principales consecuencias que se tienen ante la falta de los mantenimientos de los grupos de presión es que la presión del líquido podría comenzar a perderse. Si las bombas y las tuberías no reciben el mantenimiento necesario pueden comenzar a presentar desgaste de sus partes, obstrucciones (en especial cuando se trabaja con aguas duras), fugas, entre otros inconvenientes. Como consecuencia, se comenzará a perder la presión del líquido y se tendrán serios problemas para su distribución. Lo que puede ser catastrófico si se está utilizando para el riego o para suministrarle agua a alguna edificación.

  • Perdidas monetarias

Otra seria consecuencia que se puede tener ante la falta de mantenimiento son los daños económicos. Las perdidas ocasionadas por la falta de mantenimiento pueden superar por mucho los gastos de mantenimiento en sí. La falta de mantenimiento termina ocasionando averías serias en las bombas y tuberías y en lugar de simples reparaciones, se haría necesario reemplazar por completo el equipo. Las fugas de líquido también pueden ser peligrosas, ya que pueden comprometer la integridad de las edificaciones o dañar campos de cultivos, en los casos en que se les utiliza para el riego. Además, si se está utilizando un grupo de presión para trasladar otros líquidos como combustibles o alguna sustancia química, una fuga o falla en el sistema de los grupos de presión puede representar una pérdida económica considerable.

  • Propagación de enfermedades

Cuando los grupos de presión se emplean para transportar agua para el consumo humano, parte del mantenimiento consiste en verificar que esta sea segura y se encuentre libre de agentes patógenos. Sin embargo, cuando se descuidan los mantenimientos de los grupos de presión, se corre el riesgo de que bacterias u otros tipos de microorganismos comiencen a propagarse sin que nadie se percate de su presencia. Lo que podría terminar convirtiéndose en una epidemia y comprometiendo la integridad de las personas expuestas.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *